Antiguos subcampos

bridge in Mühldorf

Foto:

Puente in Mühldorf

En los años de la guerra, la mano de obra de los prisioneros fue ganando cada vez más importancia para la industria armamentista alemana. A partir de 1942 existió una vasta red compuesta por 140 subcampos que fueron instalados directamente en las fábricas de producción armamentista y en los que se encerró a mucho más de 30.000 prisioneros.

Pero los ataques aéreos aliados ponían cada vez más en peligro la producción de aviones alemanes, por eso se decidió trasladar la producción de armamento, aviones y misiles de gran importancia a enormes fábricas subterráneas. Para ello, entre otros, se crearon dos grandes complejos como subcampos de Dachau: Kaufering y Mühldorf. Ahí, en el búnker llamado “Programa cacería”, había que producir aviones de caza.

En los subcampos de Mühldorf y Kaufering, cerca de Landsberg, trabajaron más de 30.000 en condiciones infrahumanas. Las instalaciones eran muy primitivas, los prisioneros estaban prácticamente expuestos, sin protección alguna, a las inclemencias del tiempo. La mayoría eran judíos o provenían de Hungría, Polonia y Lituania.